¡Que no te callen la voz, que tu palabra se oiga!

Yara Baigorri

Quise formar parte de esta iniciativa popular e independiente que es LOIU porque sentí la necesidad de que mi voz se oyera y fuera tenida en cuenta.

Nosotros los jóvenes tenemos la fama de carecer de interés en temas políticos, de solo pensar en ‘salir de marcha’ y pasárnoslo bien sin dejar tiempo para pensar en las cosas que realmente importan.

Y yo te pregunto a ti… a ti que tienes mi edad o similar, a ti que vives al cruzar mi calle, a ti con quién coincido en los bares, a ti que tenemos amigos, familia, vecinos en común, a ti que tienes las mismas dificultades que yo para encontrar un trabajo donde te paguen dignamente o al menos te traten correctamente, a ti que has nacido y crecido en este nuestro Lodosa; a ti te pregunto, ¿es eso que dicen cierto?, ¿que a nosotros, los jóvenes, la política, los partidos, las elecciones nos importan un bledo


No, no es cierto o al  menos no tendría que serlo porque entonces estamos vendiendo nuestro futuro al primer cantamañanas  que descubre el lucrativo lado de la “política”, de la política mal entendida y abusada.

Es cierto que pasamos del  “rollo político” cuando se trata de intereses partidistas, cuando los que mandan solo piensan en su propio bienestar y en el futuro del partido y no el bienestar de los que les dieron el trabajo votándoles.

Desafortunadamente, algunos así llamados “políticos” parecen sufrir de memoria de corto plazo, sólo les afecta después de las elecciones.

Es cierto que cuando las cosas no cambian y uno se acaba acostumbrando a la apatía, a la indiferencia, acabamos pensando: “para que votar, nada va a cambiar, siempre salen los mismos”. Pero, párate un momento a pensar,  no es cierto que cuando el ayuntamiento no desarrolla medidas para potenciar la creación de puestos de trabajo,  eso sí nos afecta, eso sí nos importa.

Cuando tenemos que coger el coche (si tienes uno) y hacernos todos los días “nosecuántos” kilómetros porque no hay trabajo en nuestro pueblo o tenemos que irnos a otro sitio a vivir porque Lodosa se ha convertido en un pueblo dormitorio; eso sí nos afecta, eso sí nos importa.

Cuando la falta de promoción del deporte y la  cultura en Lodosa hace que no desarrollemos todo nuestro potencial y nos deje con la única opción disponible del ocio: “salir, beber, el rollo de siempre”, eso también nos importa porque nos afecta.

Que no seamos nosotros mismos los que pongamos límites a nuestra propia capacidad de desarrollo. Hagamos nuestra propia política, una política que resuelva nuestros problemas y preocupaciones, que potencie nuestras capacidades, que nos haga ser mejor y hacer de nuestro pueblo un sitio mejor para todos y todas.

¡Que no te callen la voz, que tu palabra se oiga!

¡Vamos a pedir, a demandar! lo que necesitamos  para vivir en un pueblo con mejores oportunidades de trabajo, en un pueblo donde todas las personas, sus ideas y diferencias tengan cabida sin discriminación alguna.  Vamos, entre todas y todos, a construir un pueblo donde la voz de los jóvenes se deje oír y se valore, un pueblo en el que todas y todos nos sintamos orgullosos de vivir.

¡Participa!

Este artículo forma parte del último boletín publicado por LOIU y en el que se hace balance de los últimos 4 años de legislatura.

Este boletín puede descargarse en formato digital de varias maneras:

  1. Visitando nuestra sección de documentos.
  2. Visitando nuestro portal con TODOS los boletines publicados hasta el momento y una sección para opinar sobre nuestro boletín
  3. Por descarga directa desde este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.