El ayuntamiento transmite tranquilidad a los afectados por la marcha de la empresa gestora de la residencia

Tal y como informaba ayer el Diario de Noticias, el servicio no se verá afectado pues el propio ayuntamiento lo garantiza desde hoy mismo:

Andosilla, Lodosa, Marcilla y Mendavia «garantizan» el servicio de las residencias de ancianos

LOS ALCALDES RIBEROS PIDEN TRANQUILIDAD A LOS FAMILIARES Y A LOS TRABAJADORES

Los empleados de estos centros se sienten «aliviados» por la marcha de Gestión Social, pero a la vez preocupados

MARÍA SAN GIL

LODOSA. Los Ayuntamientos de Andosilla, Lodosa, Marcilla y Mendavia siguen muy pendientes de la situación de sus residencias de ancianos después de que la empresa gestora, Gestión Social, les anunciara el miércoles que no podía hacerse cargo de estos centros «por motivos financieros». De hecho, desde entonces se encuentran inmersos en una negociación para ver en qué condiciones rescinden el contrato, ya que la empresa deja tras de sí una deuda bastante cuantiosa. Además, de la mano del Gobierno de Navarra, están trabajando para que las personas mayores no se vean afectadas por esta situación y, de hecho, los alcaldes mandaron ayer un mensaje de tranquilidad a los familiares de los residentes en el que insistían en que «el servicio está asegurado».

Por otro lado, los Ayuntamientos estudian la demanda judicial que van a interponer contra la empresa y a la vez están inmersos en la búsqueda de una nueva gestora. En este caso, Andosilla parece que apostará por buscar una empresa privada al igual que Mendavia y Marcilla, mientras que la intención del Consistorio lodosano es lograr una gestión controlada directamente por el patronato. Con este panorama, las trabajadoras son las que viven en una «absoluta incertidumbre». «Estamos pendientes de que venga otra empresa para hacerse cargo de la gestión, pero si tienen que afrontar la deuda con Hacienda, nadie va a querer. Nosotras seguimos trabajando con cierta normalidad, pero las sustitutas no vienen porque no se les paga y hay que cubrir bajas por maternidad y enfermedad», comentaban las trabajadoras de Andosilla.

Precisamente, además de los propios residentes, el sector más afectado por esta noticia es el de los trabajadores de los cuatro hogares del jubilado que, aunque ayer aseguraban sentirse «aliviados por la salida de esta empresa», también se mostraban preocupados por el devenir de los acontecimientos. «Es algo que lo veíamos venir porque ya incumplieron el convenio en el año 2011, pero al final estás trabajando con personas y no puedes dejar de desempeñar tus labores», aseguraban las trabajadoras andolenses, que querían dejar claro que «Santamaría (director de la empresa) dice que parte del problema reside en que los abuelos no han pagado y eso es mentira. De hecho, aquí en Andosilla todos abonaron la última cuota y el banco les devolvió el dinero, algo que alarmó a los familiares y a los residentes».

Aunque los empleados de los cuatro centros llevaban mucho tiempo denunciando el incumplimiento del contrato, la gota que colmó el vaso, tal y como afirmaban algunas trabajadoras de Lodosa y Andosilla, tuvo lugar en mayo cuando no percibieron su salario. Además, insistían en que «ya no solo nos quejamos de cuestiones económicas, sino que hemos tenido que lidiar con todo tipo de problemas. Por ejemplo, pedíamos bombillas para ver por la noche y llegaban a los muchos días».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.