Lodosa, ajena al cambio y progreso

Enrique Ataun

Hace unos años, coincidí en el trabajo con una persona de Calahorra. Comentando la procedencia de cada uno, me contó, que había estado en Lodosa muchas veces con su familia.

Venía casi todos los domingos de verano, a pasar el día en las piscinas del Ferial. Lo sorprendente, es que no tenía ningún vínculo con este pueblo. Eran otros tiempos!

Entonces Lodosa era centro social y laboral de la zona. Como no recordar esos veranos en los que gran cantidad de personas venían a pasar las vacaciones aquí.

El Ferial un hervidero, también por la noche, y las fiestas patronales multitudinarias. En el final estival, lejos de apagarse el bullicio, llegaban desde el sur decenas de personas a trabajar en las empresas conserveras.

Ese trajín de mujeres con batas azules, en sus mobiletes y bicicletas, al sonido de las sirenas de las fábricas, se convertía también en un jaleo nocturno difícil de igualar.

Pero otoño e invierno no se quedaban atrás. La calle mayor y plazuela hasta con nueve bares, media docena más en las cercanías del Paseo y dos discotecas, hacían que todos los fines de semana se juntase aquí toda la juventud de veinte kilómetros a la redonda.

Una persona joven, de un pueblo limítrofe al nuestro, no concebía un sábado sin salir por Lodosa.

Eran otros tiempos desde luego. Ahora la gente sale menos, han cambiado los hábitos, están los controles de alcoholemia, hay menos juventud, todo vale mucho dinero, etc.…

¡Sí! Pero es buen indicador de la influencia que ha perdido Lodosa dentro de su entorno. Cada vez es menor la cantidad de gente que viene a trabajar de fuera y más la que se desplaza de aquí a localidades cercanas.

Cuando se inauguraron las actuales piscinas en 1993, oí por primera vez eso que más tarde he oído tantas veces: “Lodosa tiene que ser un pueblo de servicios”. Vale, de acuerdo, hay que fomentarlo, como todos los sectores.

Pero estando a 20 minutos de Calahorra y a otros 20 de Logroño, y con el atractivo turístico que tenemos, parece un poco utópico, incluso derrotista, dar por sentado que en industria no se podía hacer nada, que ya era tarde, y que todos los esfuerzos debían ir encaminados hacia los servicios.

En un cuarto de siglo hemos visto como nuestra industria iba perdiendo potencial, como seguíamos con nuestro polígono de El Ramal sin ni siquiera urbanizar,  mientras a nuestro alrededor, se instalaban metros y metros de suelo industrial.

Pero no es solo el tejido industrial productivo. En San Adrian se creó el CNTA (Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria)  y en Los Arcos el centro tecnológico L´Urederra. Dos entidades privadas, pero con mucho impulso y apoyo (también económico) por parte de las instituciones públicas.

Pongo en duda que si a día de hoy se tuviese que tomar la decisión de instalar en la zona un parque de bomberos, un instituto para toda la comarca como se construyó en su día y qué decir de una oficina del INEM, se eligiese Lodosa para ello.

¡AY LODOSA! Como has cambiado, por no cambiar.

Este artículo forma parte del último boletín publicado por LOIU y en el que se hace balance de los últimos 4 años de legislatura .

Este boletín puede descargarse en formato digital de varias maneras:

  1. Visitando nuestra sección de documentos.
  2. Visitando nuestro portal con TODOS los boletines publicados hasta el momento y una sección para opinar sobre nuestro boletín
  3. Por descarga directa desde este enlace.

Una respuesta a “Lodosa, ajena al cambio y progreso”

  1. Muy real el escrito de arriba. NO he nacido aquí, aunque mi vida ha estado siempre ligada a esta villa. Siento que en estos últimos 30 años, ha cambiado mucho la gente. Sin embargo, me siguen encantando los preciosos atardeceres que disfruto a la orila del Ebro, la vieja peña que guarda la población y charlar con la personas mayores, de la historia local. Muy afortunada la últma frase del escrito-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.